sábado, 18 de marzo de 2017

LA ORDENACIÓN.

En nuestro taller de Matemáticas, tratamos de comprender el mundo que nos rodea, agudizando nuestra percepción y utilizándola para conocer a fondo todo aquello que tenemos a mano. Cuanta más información tengamos sobre un objeto, mejor lo dominaremos; usando nuestro propio cuerpo, obtendremos conocimiento sobre todo lo que tenemos a nuestro alcance. Nuestra vista y nuestro tacto son primordiales para descubrir cosas; esta semana, hemos estado apreciando el tamaño de los objetos y para ello, nos hemos propuesto hacer una torre estable usando cosas que tenemos en clase. Después de mucho probar e intentarlo de varias formas, extraemos conclusiones que nos ayudan a entender y que nos servirán para otras ocasiones.
La comprensión del mundo comienza así, explorando y comprobando nuestras propias hipótesis; esas que hemos creado a partir de nuestra experiencia y que van cambiando conforme adquirimos nuevas vivencias.


PASADO Y PRESENTE.

Siguiendo con nuestra conversación sobre cómo somos ahora y cómo fuimos antes, hablamos de la etapa en la que el bebé se va gestando en la barriga de mamá; usamos libros que nos ayudan a comprender la evolución que sigue desde que es del tamaño de un garbanzo, hasta que está listo para salir cuando tiene el tamaño de una bolsa de pan de molde. Increíble pensar que todos y todas pasamos por eso.
Nos sirven testimonios reales de las personas que nos rodean, expertas en el tema; nos visitan el papá y la mamá de José Antonio para resolver todas nuestras dudas sobre el parto, ya que nuestras hipótesis al respecto eran de lo más variado:
  • La barriga de mamá explota y el bebé sale disparado.
  • Sacan al bebé haciendo una rajita en la barriga con un cuchillo.
  • El bebé sale por el "chochete".
Shaila comparte con nosotros y nosotras la evolución de su embarazo en fotos, nos deja que toquemos su barriga y que imaginemos la carita de Cayetana, que no para de moverse y que está a punto de llegar. ¡Increíble el milagro de la vida!



Con Shaila en clase, nos surge el deseo de invitar a todos los bebés que conocemos a nuestra clase; hacemos una lista y ¡nos salen muchos! Sabemos que nuestra clase no está acondicionada para poder atenderles, así que hablamos de las necesidades que tienen, para tenerlas en cuenta y poder satisfacerlas el día que vengan a visitarnos:
  • Alimentación.
  • Descanso.
  • Aseo.
  • Control de esfínteres
Y vamos trayendo más y más fotos a clase; queremos compartir vivencias, mostrar nuestra vida al resto. Cada foto trae consigo una historia; con ellas, presentamos a las personas que son importantes para nosotros y nosotras. Llegan fotos de abuelas y abuelos, de tíos y tías, de hermanos y hermanas, de padres y madres; y es entonces cuando nuestra duda se amplía, y nos planteamos en qué orden fuimos llegando. ¿Quiénes llegaron primero?, ¿en qué orden aparecieron otras personas para que al final, pudiésemos llegar nosotros? Nos resulta complicado, pues nuestro egocentrismo nos impide ser realistas; los niños y niñas afirman que ellos y ellas fueron los primeros en llegar, antes incluso que sus padres o abuelos. Para aclarar el entuerto, surgen ideas como "los mayores llegaron antes", "los mayores son los adultos", "estaban antes y nosotros estábamos en su barriga"; seguimos montando nuestra línea del tiempo, ahora con fotos de nuestros ancestros.
Y enlazando con otra idea que nos lleva rondando un tiempo y que tiene que ver con la visita de la mamá de Omar, hablamos de cuevas y a través de un libro, descubrimos que hace mucho tiempo, los hombres y mujeres vivían en cavernas; esto nos genera muchas preguntas, pues es algo desconocido, lejano y diferente. Y a la vez, nos permite seguir mirando hacia atrás, hacia un pasado que siempre nos ayuda a comprender el presente.


SUPERLOLAS.

En estos días, celebramos el día de la Mujer trabajadora con una actividad propuesta para todo el Centro y en la que nosotros y nosotras, hemos reconocido en las mujeres que nos rodean, a esas heroínas fuertes, decididas, valientes, luchadoras. Las hemos visto en nuestras madres, en nuestras abuelas, en nuestras tías, primas o hermanas; y las hemos homenajeado con un mural decorado con las iniciales de todas aquellas mujeres que son importantes en nuestras vidas.


martes, 7 de marzo de 2017

COMPRENDIENDO EL MUNDO.

Una duda que suele surgir con bastante frecuencia entre los niños y niñas, es la de tratar de entender su propia existencia; entender el tiempo como algo que va pasando, que no podemos parar y que trae consigo cambios. Aprecian que ya no son bebés, valoran lo que son capaces de hacer y les gusta verse reflejados en fotos que sus familiares les cuentan; esta reflexión está cargada de valor, pues les llevará a comprender la propia vida y con ella, la evolución del ser humano y la importancia del pasado, la repercusión en el presente y las miras hacia el futuro.
Tras varias conversaciones originadas por la llegada de varios bebés a "nuestra familia", han empezado a surgir dudas, a compartir experiencias y conocimiento que tenemos sobre el tema. Es un tema interesante que, aunque surge hablando de nuestros hermanitos, lo asociamos rápidamente con nosotros mismos, con nuestra etapa de bebés.
Para todo niño y niña, es importante tener materializado cualquier tema del que se habla; les ayuda a comprenderlo y a reflexionar al respecto. Es por eso, que hemos comenzado a crear nuestra línea del tiempo con lo que ya sabemos; asociamos fotos que nos han ido llegando de manera espontánea, con los números que reflejan nuestra edad. Establecemos un orden, sabemos que los números van así siempre; algunos, nos quedan vacíos, ya los iremos llenando.
Para nuestros niños y niñas, el 1 es la edad de cualquier bebé; el 3, es la edad de la mayoría de los que formamos nuestro grupo; el 4 es la edad de los que ya han celebrado su cumple; el 5 es lo que está por venir.
Y hablando, han identificado un momento previo a cualquier bebé; la etapa de gestación en la barriga de mamá. Reconocen el vínculo de cualquier bebé con su familia porque "no saben hacer nada"; y reconocen la autonomía propia de un niño o niña de 3 años porque "ya sabe hacer muchas cosas"
Seguiremos con el tema porque creemos que es importante; ¿cómo eras antes?, ¿qué aspecto tenías de bebé?, ¿cómo eres ahora?, ¿qué puedes hacer?

HASTA PRONTO, AARON.

El vínculo creado entre todas las personas que formamos el grupo, hace que todos y todas seamos imprescindibles y notemos la ausencia de cada uno de nosotros, cada vez que faltamos. El viaje de nuestro compañero Aaron nos ha hecho valorar nuestros sentimientos y hemos podido trabajar la empatía, poniéndonos en su lugar y tratando de hacer su marcha, lo más alegre posible; lo hemos cargado de recuerdos para que no se olvide de nosotros y nosotras. Y él y su mamá también nos han dejado una bonita sorpresa para que lo tengamos muy presente.
Resulta imprescindible trabajar este sentimiento, la empatía; tratar de comprender la situación del otro, aceptar sus decisiones y ser una ayuda y un apoyo en su camino. Porque comprendiendo a los demás, también llegamos a comprendernos mejor a nosotros mismos.
¡Te esperamos, amigo!


EXPERIENCIAS QUE ENRIQUECEN.

Las puertas de nuestra clase están abiertas de par en par, y a menudo, tenemos visitas tan interesantes y ricas como las de Loli y Antonio, el papá y la mamá de Lola; han venido a clase a mostrarnos un poquito de ellos mismos, a compartir con nosotros una actividad que encuentran útil y atractiva, el modelado en barro. Hemos tocado, hemos modelado, hemos experimentado, nos hemos reído, nos hemos manchado y nos hemos quedado con ganas de más.
La importancia de que en el aula, entren diferentes personas a aportar cosas, sean del tipo que sean; el valor de tener un momento en nuestra jornada para que nuestras familias puedan venir a mostrarnos algo que consideran importante; la felicidad del niño o la niña que en ese momento se siente protagonista al ver a sus familiares en el aula. El verdadero sentido de ser una comunidad educativa donde todos aportamos y tenemos voz.



martes, 28 de febrero de 2017

NUESTRO ENTRAMADO DE IDEAS.

Resulta fascinante cómo la mente humana establece conexiones entre temáticas que a simple vista, parecen tan lejanas; lo cierto es que el conocimiento se va construyendo precisamente así, relacionando ideas que ya tenemos con otras que vamos adquiriendo a partir de nuestra experiencia.
En nuestro aula, se habla de muchos temas, y nuestras preguntas sobre lo que nos rodea van dando paso a otras, y otras, y otras,...y así todo el tiempo, sin parar.
Hemos hablado del CIRCO, como ese lugar mágico donde poder ser otros y otras; un espacio donde disfrazarnos, maquillarnos y jugar con nuestro cuerpo. Creamos este espacio en nuestro aula con la ayuda de todos y todas, y conforme vamos jugando, surgen preguntas cargadas de valor a las que damos importancia y que tratamos de resolver experimentando.

  • La arena.



  • Marruecos.

Hemos hablado de nuestro deseo por conocer el CIELO, lo que nos ha llevado a tratar temas tan interesantes como:
  • Las posibilidades del ser humano para volar: probamos con nuestro cuerpo y reconocemos nuestras limitaciones.



  • Probamos con otros materiales, intentando conseguir que vuelen; para ello, los lanzamos bien arriba, pero siempre caen. 
                             

                             


                                      

                                       
  • El mirar hacia arriba y hablar de volar, saltar, lanzar y caer, hace que empecemos a hablar del aire como ese elemento "invisible" pero necesario. Buscamos formas de apreciarlo y hacerlo más perceptible, porque nos es más fácil hablar del aire si podemos notarlo; y volvemos a centrar nuestros descubrimientos en nosotros mismos, porque también hay "aire" en nuestro cuerpo. Por eso podemos soplar y mover cosas; se inicia una conversación sobre cómo es nuestro cuerpo por dentro.







Y mientras sucede todo esto, nuestro AULA ABIERTA a todo lo que ocurre a nuestro alrededor; porque formamos parte de grupos sociales, a veces más pequeños como nuestra clase o nuestra familias. Otras, más grandes como nuestro Colegio o nuestro pueblo. Y se hace importante que los niños y niñas participen activamente de nuestra cultura, que es también su cultura; un aula de puertas abiertas para que entren personas y para que nosotros y nosotras también salgamos.







¿Hacia dónde dirigiremos nuestra mirada mañana?, ¿qué nuevo acontecimiento acaparará nuestra atención?, ¿a qué nueva duda nos vamos a enfrentar? No podemos preveerlo, debe ser espontáneo; pero lo que sí sabemos es cómo nos enfrentaremos a ello. Curiosidad, emoción, creatividad, funcionalidad, sentido y compromiso como elementos imprescindibles.

Y para terminar, un texto que nos puede hacer reflexionar sobre cómo debería ser la educación de hoy en día.